Busca una franquicia

Cuando el Banco Dice No - Financiar una Franquicia

Autor: Alicia Serralta de Colsa02/04/2013

En la actual situación económica, cada vez es más común que las pequeñas y medianas empresas tengan que buscar medios de financiación alternativos cuando el banco dice no.

Incluso si te sabes vender y cuadras tus números y cuadernos de cuentas, a veces agentes externos que no puedes controlar pueden interponerse en tu sueño de tener tu propio negocio, como la crisis financiera.

Aquí, en Franquicia Directa sabemos que problemas inesperados surgen cuando menos te lo esperas, o en el momento más crítico. El rechazo para conseguir un préstamo bancario puede caerte como un jarro de agua fría.

Si te han denegado el préstamo para empezar tu negocio en franquicia, no temas, todavía puedes encontrar la financiación que necesitas.

  1. Pregunta a tu franquiciador si es posible pagar a plazos en lugar de en una vez. En muchos casos esto no será posible, pero si la Franquicia que has elegido no requiere comprar o vender grandes cantidades de productos puede ser una opción.
  2. Considera oportunidades de franquicia más baratas. Si quieres empezar un negocio de diseño web, pero estas preparado para empezar sin el apoyo y otros beneficios que te ofrecen otras franquicias más caras, una opción más barata puede ser la adecuada para ti.
  3. Deja de lado la idea de comprar una franquicia por un tiempo y ahorra para poder invertir sin la necesidad de solicitar un préstamo. Un poco más de tiempo te ayudará a asegurarte de que el camino que deseas tomar es, realmente, montar una franquicia.

Considera pedir dinero a familia y amigos.

Este hecho pasa cada vez más a menudo. Si decides seguir este camino, hay una serie de cosas importantes que tener en cuenta:

  • Investiga las tasas de interés actuales y las implicaciones fiscales de los préstamos de/a familiares. Incluso si acordáis que no se pagarán intereses, puede que Hacienda tenga que cobrar algo de los ingresos conseguidos del interés del prestamista.
  • Sé realista. Acuerda un plan de pagos viable. Cada céntimo cuenta en los comienzos de un nuevo negocio. Es posible que el negocio no pueda soportar altos pagos, por lo que debes evitarlos. ¿Pagarás intereses? ¿En cuánto tiempo pagarás el préstamo?
  • Contrato. Escribir en una servilleta “Te Pagaré” no es adecuado para un acuerdo escrito de este tipo y un contrato informal (pagaré) no conlleva un proceso complicado. El documento debe describir la cantidad del préstamo, el tipo de interés, los términos del contrato, que pasa si el préstamo no es devuelto y aval (si existe). Asegúrate de que el documento está correctamente estructurado, firmado por ambas partes, tener un testigo y que cada parte se quede con una copia. Puedes descargarte un contrato modelo de internet. Sin embargo, para préstamos de mucho dinero es recomendable buscar asesoría legal.
  • Impuestos. Guarda todos los documentos relacionados con el préstamo por si te los solicitan en Hacienda en algún momento. Es posible que tengas que ponerlos también a disposición de tu prestamista.
  • Relación. Cuando se discuten temas referidos al préstamo, es imprescindible intentar mantener una relación profesional. Realiza los pagos a tiempo tal y como especifique el contrato. De otra manera, vuestra relación podría verse afectada.
  • Comunicación. Igualmente, si te ves apurado para realizar los pagos del préstamo, habla de otras formas de pago con los miembros de tu familia. Los bancos a menudo reestructuran los préstamos para clientes con problemas para hacer los pagos. Este debería ser el último recurso.
  • Tu negocio. Deja claro desde el principio que éste es tu negocio, y un préstamo no da carta blanca a tu familia a criticarlo o dar consejos no solicitados, a no ser que pidas opinión. Malgastar el dinero en coches, mujeres o juego podría hacerles motivos para preocuparse, por lo que deberías evitar tirar el dinero en cosas ajenas al negocio.

Nuestro Boletín

Recibe todas las novedades del sector franquicias