Busca una franquicia

¿Cómo Organizar tu Oficina en Casa?

Autor: Alicia Serralta de Colsa04/09/2015

Trabajar desde casa es una opción que da seguridad a muchos negocios al principio. Para otros, tener la oficina en casa es la solución a sus necesidades, por ejemplo, negocios de diseño web.

Trabajar en casa implica que puedes estar con tu familia cuando te necesitan, sin perderte los momentos importantes. Además, te ayuda a ahorrar tiempo y dinero en desplazamientos.

Sin contratar a un equipo de expertos en Feng Shui, diseñadores de interior o expertos en ergonomía, las oficinas en casa pueden estar desorganizadas. Para evitarlo, hemos creado un sencillo plan para conseguir que tu oficina tenga un aspecto profesional y tu negocio esté preparado para un comienzo exitoso.

Sonido, Ventilación y Luz:

  • Elige una habitación tranquila en una zona de la casa por donde no pase mucha gente. Al lado de la televisión del salón o de la habitación de juegos de los niños no es la mejor opción ya que las distracciones están más cerca.
  • Si no es posible, puedes considerar poner sonido ambiente o insonorizar la habitación.
  • Ventilación y luz natural puede ayudarte mucho a concentrarte y que tu productividad incremente. Intenta que la habitación elegida tenga mucha luz natural. Asegúrate que en invierno la oficina está suficientemente iluminada evitando forzar la vista.
  • Cuando la temperatura de la calle lo permita, intenta tener las ventanas abiertas para que entre aire fresco. Esto te ayudará a concentrarte. En invierno, mantén la oficina a la temperatura adecuada, y en verano bien ventilada. Evita que haga demasiado calor, existen estudios que demuestran que somos más productivos cuando la temperatura ambiente no es cálida, alrededor de 21ºC. Tener plantas en la habitación ayudará a oxigenarla y mejorar la actividad cerebral. Coloca bien la pantalla del ordenador para evitar reflejo de luces.
Trabajar desde casa

Mesa:

El elemento principal de la oficina es la mesa. Ésta debe colocarse adaptándola a tus necesidades. Pregúntate:

  • ¿Hay clientes que vayan a visitarte o trabajas sin necesidad de reunirte con clientes?
  • Algunos expertos en Feng Shui desaconsejan poner la mesa mirando a la pared pero, ¿te distraerás mirando por la ventana?
  • Asegúrate de tener una silla cómoda a la altura adecuada para mirar a la pantalla del ordenador.
  • Intenta dejar solo el ordenador, teléfono o móvil y los post-it.

Impresoras y otros:

Cada día se utiliza menos papel en las oficinas, aunque depende del negocio en cuestión. Invertir en una pantalla de ordenador de alta definición puede reducir la necesidad de imprimir documentación para leer. Si no utilizas a menudo la impresora ni el archivador, considera ponerlos en otra zona de la casa, sobre todo si tienes espacio limitado.

  • Si tienes suficiente sitio, pon una mesita con los cuadernos, bolígrafos e impresora cerca de la mesa, en forma de L.
  • Si tienes muchos libros, pon una buena estantería. Un disco duro externo no suele ser considerado por las personas que trabajan desde casa pero es recomendable para mantener una copia de seguridad de la información. Dependiendo de cuanto utilices el ordenador, haz copias de seguridad semanales/mensuales y guárdalas en algún lugar fuera de la oficina, por ejemplo en el coche, o en casa de tus padres.

Decoración:

Mirar las mismas cuatro paredes deja a cualquiera sin inspiración, Richard Branson:

  • No necesitas gastar mucho en la oficina, simplemente una mano de pintura puede ser suficiente para animarte.
  • Tal vez puedes poner un corcho con fotos de gente sonriendo, ¿clientes satisfechos?
  • O, ¿qué te parece tener un collage de fotos que te recuerden los objetivos para tener un negocio de éxito?
  • Si no tienes mucha luz natural, tal vez poner un espejo en una de las paredes te ayude.

Separar Trabajo y Vida Familiar:

Trabajar desde casa hace que separar el trabajo de la vida familiar sea más difícil, pero existen ciertos consejos que pueden ayudarte a concentrarte en lo que necesitas mientras trabajas.

  • Si puedes, utiliza una entrada diferente o utiliza una habitación entera como oficina, para poder cerrar la puerta y “cambiar de ambiente” al terminar la jornada de trabajo.
  • Para mucha gente esto no es posible y tendrán que utilizar un hueco en otra habitación de la casa. Intenta elegir aquella que menos se utiliza, por ejemplo la habitación de invitados. Ten un plan para poder convertir tu oficina en una habitación cuando la necesites.
  • Pon límites. Dile a tu familia que mientras estés trabajando no te interrumpan, como si estuvieras en una oficina en otro lugar. Intenta evitar contacto con la familia durante las horas de trabajo.
  • Si tienes niños pequeños en casa, intenta que alguien cuide de ellos en casa, por lo menos uno o dos días a la semana. Así no te perderás los momentos importantes, como primeros pasos, pero evita niños gritando que te distraigan en las reuniones con clientes.

Nuestro Boletín

Recibe todas las novedades del sector franquicias