Busca una franquicia

Cuotas a Pagar por Tener una Franquicia

08/02/2010

Entrar a formar parte de una franquicia es una de las formas más efectivas de empezar su propio negocio, pero hay muchas barreras que cubrir e investigación que hacer antes de comprometerse.

El franquiciado necesita estar al tanto de su situación financiera, límites y fuentes antes de decidir hacerse cargo de una franquicia. En particular, los detalles referidos a las cuotas tienen que ser negociados y examinados antes de firmar cualquier acuerdo entre franquiciador y franquiciado.

Estas cuotas pueden ser fianzas, cuotas iniciales, cuotas periódicas, cuotas de publicidad y otros costes que sean responsabilidad del franquiciado.

En muchas ocasiones los franquiciadores piden una fianza que puede ser total o parcialmente no reembolsable. Esta fianza habitualmente ayuda a encontrar un territorio o propiedad adecuados para la franquicia, aunque esta cantidad es muy probable que se utilice para ayudar al franquiciado a poner en marcha el negocio. Cuotas a pagar

Cuotas iniciales: estas pueden variar entre las diferentes empresas, pero generalmente cubren los cursos de formación, contrato de personal y otros costes iniciales para poner el negocio en marcha tales como, equipo o maquinaria especializado, artículos de papelería y costes de lanzamiento.

Cuotas periódicas: estas cuotas se basan en un porcentaje de las ventas del franquiciado después de IVA. De nuevo, este sistema cambia entre las distintas empresas aunque comúnmente, está relacionado con la participación que el franquiciador tiene con el franquiciado.

Algunas empresas no cobran estas cuotas periódicas, contando, en su lugar, con incremento de precios sobre los bienes.

Los potenciales franquiciados deben estar al tanto de qué van a tener que pagar, con qué frecuencia, el porcentaje de ventas en que están basadas estas cuotas y si existen otras cuotas ocultas.

También se suele pagar una cuota de publicidad que los franquiciadores utilizan para ayudar con los costes de las campañas de marketing o promoción llevadas a cabo como parte de los servicios que la franquicia ofrece a sus franquiciados. Estas cuotas suelen estar basadas en porcentajes y rondan entre el 1 y el 5 por ciento de las ventas brutas.

Esta cuota cubre campañas de ámbito nacional y, por tanto, muchas empresas no piden esta cuota desde el principio puesto que se tendría poco beneficio. Sin embargo, cualquier campaña de marketing local tendrá que pagarla el franquiciado.

Otros temas que pueden ser importantes para los potenciales franquiciados incluyen la ampliación del contrato, puesto que suele pedirse una cuota adicional por la transferencia, cuotas especiales para mejora en la formación o maquinaria y el hecho de que cuanto más grande es la sociedad a la que pertenece la franquicia y cuanto mayor es su aportación al local franquiciado, mayores serán estas cuotas.

Nuestro Boletín

Recibe todas las novedades del sector franquicias